El ruido de los juguetes puede causar lesiones irreversibles en la audición de los niños

Madrid, 13 de diciembre de 2018.El ruido y la Navidad son conceptos desgraciadamente inseparables. Y los niños no escapan de esta algarabía cuando escriben su lista de peticiones a losReyes Magos. Los juguetes más ruidosos, como coches con sirena, armas sonoras o instrumentos musicales, figuran en sus preferencias. AG Bell International/Oír es Clave aprovecha estas fechas para alertarsobre las lesiones irreversibles que pueden ocasionar muchos de estos regalos en la audición de los niños si se superan los 80 decibelios(dB). La responsabilidad de la adquisición y el uso correcto de estos juguetes corresponde a los padres.

De venta en España, de momento solo a través del mercado online por su reciente aparición en el mercado de habla inglesa, Bright starts safari beats musical toy, Spin & sing alphabet zoo y Build me rivet system: Rusty rivets Botasaur superan los 100 dB cuando se colocan junto al oído, según la famosa lista de juguetes más ruidosos confeccionada por la asociación estadounidense Sight and Hearing. Estos juguetes están accesibles en la lista de las principales plataformas de compra por internet.

La pérdida de audición por ruido es acumulativa de manera gradual a lo largo de los años. AG Bell International/Oír es Clave recomienda escuchar los sonidos del juguete antes de adquirirlo, como aconseja la American Speech, Language and Hearing Association (ASHA). Además, conviene tener en cuenta que con frecuencia los niños se acercan los juguetes a los oídos, trate de evitar esta conducta. Si el sonido es muy fuerte para el adulto, también lo será para el niño. Para comprobar el nivel se pueden usar aplicaciones móviles como los sonómetros. Otra recomendación: adquirir juguetes que tengan controles de volumen o interruptores de encendido y apagado. Y un truco: colocar una cinta de embalaje transparente sobre el altavoz reduce el nivel de sonido.

 

 

 

Colabora

Centro de atención temprana especializado en sordera e hipoacusia

Colabora

 

Oír Es Clave