Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

1-      ¿Qué es una audiometría tonal?

Es la prueba por la que se determina el umbral auditivo del paciente. Esto es el volumen que necesita una persona para detectar el sonido. El umbral auditivo se evalua en todas las tonalidades, desde las más graves a las más agudas.

Gracias a la audiometría tonal podemos determinar si la audición de una persona está dentro de la normalidad o si, por el contrario, padece pérdida de audición. En tal caso, esta prueba también nos informa del tipo, del grado y del porcentaje de pérdida de audición.

2-      ¿Por qué es tan importante la logoaudiometría?

La logoaudiometría aporta información sobre la capacidad que tiene el sistema auditivo de transformar el sonido en información. Gracias a esto podemos saber si una persona con pérdida de audición se puede beneficiar del uso de audífonos y pronosticar cómo oirá con ellos.

Por tanto, esta prueba es imprescindible para prescribir el uso de audífonos.

3-      ¿Qué diferencia a los diferentes tipos de pérdidas auditivas?

Podemos clasificar los tipos de pérdida auditiva en función de cuatro aspectos: etiología, grado de pérdida; localización de la lesión y momento de aparición.

La etiología es la causa u origen del problema de audición y pueden ser debidas a factores internos, como por ejemplo la herencia, o a factores externos como por ejemplo la exposición al ruido o las consecuencias de una enfermedad. Las pérdidas auditivas más frecuentes son consecuencia del envejecimiento.

El grado de la pérdida auditiva puede ser leve, moderado, severo o profundo. Cuanto más volumen necesita una persona para detectar el sonido, mayor grado de pérdida auditiva tiene.

Dependiendo de dónde se encuentre el problema que causa la pérdida de audición, las pérdidas auditivas pueden ser conductivas, neurosensoriales o mixtas. En las pérdidas conductivas el problema se localiza en el oído externo y/o medio. En las pérdidas neurosensoriales la lesión se localiza en el oído interno y/o vías auditivas. Por último, en las pérdidas mixtas la lesión afecta tanto al oído externo y/o medio como interno.

En función del momento de aparición, las pérdidas auditivas pueden ser prelocutivas, perilocutivas y postlocutivas. Es decir, antes,  durante y después de la adquisición del lenguaje oral.

4-      ¿Qué tecnología existe para los diferentes tipos de pérdida auditiva?

Los audífonos son las prótesis auditivas más comúnmente utilizadas. Ayudan a las personas con problemas de audición a tener acceso al sonido y poder comunicarse con los demás.

Actualmente, también existen dispositivos implantables, que generalmente constan de una parte interna que se implanta mediante cirugía y un procesador externo que recoge el sonido y lo envía a la parte interna. Estas prótesis se utilizan cuando los audífonos no pueden, por el motivo que sea, hacer que un paciente tenga acceso al entorno sonoro.

Existen implantes osteointegrados, útiles en pacientes con hipoacusias de transmisión, y los implantes cocleares, que se utilizan en pacientes con pérdidas neurosensoriales severas y profundas. La audición con estos últimos es completamente diferente a la natural, por lo que requieren de un proceso de habituación y rehabilitación.

Además, existen multitud de productos de apoyo orientados a mejorar la calidad de audición y el acceso a la información de las personas con discapacidad auditiva, utilicen o no prótesis auditivas de cualquier tipo.

5-      ¿Puedo elegir a llevar el audífono más pequeño y prácticamente invisible?

Cuando se prescribe un audífono se atiende en primer lugar a la potencia del amplificador y a la capacidad del auricular. Estas características deben exceder las necesidades del paciente, para que, en caso de que pierda más audición, no tenga que comprar un audífono nuevo.

En segundo lugar, el audífono atiende a necesidades generales del paciente. Por ejemplo, la destreza manual, si existen problemas de oído medio o la edad.

Por último, la gama del audífono se debe ajustar a las necesidades comunicativas del paciente. El audífono debe contar con sistemas digitales que se ajusten al uso que el paciente va a hacer del audífono. Una persona muy activa socialmente necesitará un audífono con más prestaciones que alguien que lleve una vida tranquila.

Si hay varios audífonos que cumplan estos tres criterios podemos entonces elegir en función de la estética un audífono pequeño y discreto. Afortunadamente existen audífonos muy versátiles, pequeños y discretos que se pueden ajustar para muchos pacientes diferentes, pero también existen casos en los que no será posible elegir el modelo más pequeño, pues no aportaría beneficio al usuario.

6-      Si me recomiendan audífonos y yo no siento la necesidad ¿Qué pasa con mi audición?

Si su pérdida auditiva es estable se mantendrá y si es progresiva seguiría empeorando. Los audífonos no harán que la pérdida se detenga, ni esta irá a más por no utilizarlos. Aun así, debe tener en cuenta que cuanto más tiempo espere, más tiempo tardará en adaptarse al uso de audífonos y peor será el resultado con ellos debido a la privación de estimulación que sufre el sistema auditivo. A esto se suma el factor edad, ya que, cuanto más mayor es una persona, más dificultades añadidas tiene para adaptarse al uso de audífonos.

7-      ¿Cuánto dura un audífono?

Los audífonos digitales actuales tienen una vida media de 6 años. Todo depende del cuidado y mantenimiento con el que se les trate. Seguir los consejos de cuidado de su audiólogo y del fabricante alarga la vida del audífono. 

8-      ¿Resolverá el audífono todos mis problemas de comunicación?

El audífono es un sistema artificial que amplifica el sonido para que usted pueda detectarlo a pesar de la pérdida de audición. Aunque han mejorado mucho con el paso de los años, los audífonos siguen teniendo limitaciones, especialmente en ambientes ruidosos. Estas limitaciones se pueden paliar mediante el uso de técnicas de comunicación o productos de apoyo, pero siempre debe tener en cuenta que el audífono no hace desaparecer la pérdida de audición.

9-      ¿Cuánto suele durar el periodo de adaptación a los audífonos?

Hay variabilidad entre los usuarios. Los usuarios que empiezan de cero suelen necesitar más tiempo, pero consideramos que este periodo debe durar como máximo dos meses. Durante las primeras semanas la adaptación se personaliza en función de las necesidades de la persona.

10-   ¿Qué papel juega el resto de familia y amigos?

El apoyo de familiares, amigos y compañeros de trabajo es fundamental para una mejor adaptación de la persona al uso de audífonos. No solo el apoyo es necesario, sino que el entorno del paciente debe conocer las dificultades de comunicación que implica la discapacidad auditiva, incluso con el uso de audífonos.

        11- ¿Qué es el porcentaje de pérdida auditiva?

Es el resultado de una ecuación de regresión lineal para calcular la intensidad de la lesión sobre la audición . Se utiliza principalmente para evaluar un grado de minusvalía sensorial y notificaciones periciales. No es el mismo cálculo que se emplea para conocer el grado de pérdida auditiva, el cual se utiliza para la prescripción de prótesis auditivas.

Colabora

Centro de atención temprana especializado en sordera e hipoacusia

Colabora

 

Oír Es Clave